A 50 Años de la Reforma Agraria: Hombres y Mujeres del Campo Relatan sus Vivencias
20 enero, 2018   //   Nacional, Sociedad

 

 

“Este es un testimonio de nuestros viejos, que hoy día están vivos y que no siempre lo estarán y, por lo tanto, es un testimonio que nos dejan desde el corazón y desde sus vivencias”, resaltó sobre la publicación Jorge Torres Caballero, director regional de Indap.

 

¿Sabe usted lo que es la CORA? ¿O lo que se hacía en un asentamiento lechero allá por los años 70’ en nuestra Región? Lo más seguro es que no tenga idea y nunca lo haya escuchado, ya que estos términos eran comunes hace 50 años en nuestros campos, durante el proceso de Reforma Agraria. Por eso, con la intención de rescatar esta historia y heredarla a futuras generaciones a través de la voz de sus protagonistas, el Instituto de Desarrollo Agropecuario publicó el Libro “50 años de la Reforma Agraria: Testimonios en primera persona”, obra que fue financiada a través del 6% del Fondo Nacional de Desarrollo Regional, FNDR, con el respaldo del Gobierno Regional de Arica y Parinacota.

La publicación –realizada por el escritor Patricio Barrios Alday- recoge las historias de Juan Leyton Flores, Bibiano Flores Mamani, Juliana Mamani Mamani, Nancy Alanoca Astigueta y Armando Meza Valdebenito, quienes vivieron en primera persona uno de los procesos sociales más importantes de la historia de nuestro país, ya sea como agricultores de los valles de LLuta, Camarones y Azapa; como profesionales de la Corporación de Reforma Agraria, Cora; o bien como funcionarios del Indap de toda una vida.

“Recordar estos 50 años de la Reforma Agraria como agricultor y seguir luchando como agricultor, como lo he recalcado siempre, es un orgullo, porque la verdad de las cosas es que yo no nací para otra más que para mover la tierra y hacer agricultura”, destacó Bibiano Flores, quien fuera un reconocido dirigente agrícola de la Hacienda Camarones, donde se inició el proceso de Reforma Agraria durante la década del 70’.

PERTINENCIA REGIONAL

La actividad fue encabezada por la intendenta regional, Gladys Acuña Rosales, quien destacó este proyecto, “ya que habla de la historia de nuestro país y de lo que significó la Reforma Agraria, que cumplió 50 años en 2017, y de esto tan importante y potente que es mantener este patrimonio histórico con la pertinencia regional que eso significa. Por eso agradecemos el testimonio de quienes formaron parte de estas vivencias, recopiladas en este libro, que sin lugar a dudas va a ser un importante antecedente, no sólo para nosotros que nos nutrimos con estas historias, sino también para quienes vendrán en un futuro”.

Por su parte, Jorge Torres Caballero, director regional, explicó que con este libro el Indap buscó recoger los testimonios de los agricultores de Lluta, Azapa y Camarones, que fueron los valles donde se desarrolló el proceso de Reforma Agraria. “Hay un dicho que dice ‘los hombres pasan y las obras quedan’ y quisimos que los hombres y mujeres que fueron protagonistas de este proceso en el norte de Chile y en particular en nuestra Región no pasaran, sino que quedaran plasmados en un libro que no recoge cifras y estadísticas, sino lo que fueron sus vivencias, lo que significó el trabajo, el cómo la Pachama respondió a los habitantes e hizo de la agricultura el segundo eje estratégico de desarrollo de esta Región”.

NO SE OLVIDEN DE LA TIERRA

Al término de la ceremonia, Bibiano Flores realizó un especial llamado a las autoridades, para que no se olviden de la tierra ni de su gente, “porque la tierra es la que nos mantiene, nos educa y nos da todo”, indicó.

El ex dirigente y agricultor, quien hasta el día de hoy trabaja la tierra en la localidad de Codpa, se emocionó al recordar la Reforma Agraria y los cambios radicales que tuvo en su vida y la de su familia; por lo que insistió en no olvidar las historias del campo. “No nos olvidemos de aquellos tiempos, cuando el lema era ‘la tierra es para quien la trabaja’, porque eso fue lo que hicimos, trabajar y trabajar la tierra…Y hay que seguir haciéndolo, porque un pueblo sin frutas, sin verduras, no puede ser una ciudad, porque la ciudad depende del campo y eso para mí es un orgullo (…) Que estemos con vida todavía y podamos aportar algo para la sociedad sobre todo a la gente joven que necesita descubrir y seguir sembrando para las nuevas generaciones”, concluyó.

 

Comentarios

Dejanos tus comentarios