Banco Mundial Anuncia Visita al Altiplano Por Proyecto de Manejo Sustentable de la Tierra
27 septiembre, 2018   //   Nacional, Sociedad

Anuncio se realizó en séptima reunión del Consejo de gestión del proyecto, que agrupa a servicios, dirigentes y comunidades beneficiarias

 

Con la presencia de los servicios públicos participantes de la iniciativa, así como de consejeros ADI, dirigentes de comunidades y beneficiarios de altiplano y precordillera del área piloto Putre, tuvo lugar en dependencias de la CONAF, la séptima reunión del Consejo de Gestión del proyecto Manejo Sustentable de la Tierra.

Según explicó el director regional de CONAF, Héctor Peñaranda, este consejo es el órgano de información y toma de decisiones del proyecto por parte de los beneficiarios y los servicios de apoyo, tal y como lo estipula el Banco Mundial, a fin de considerar las salvaguardas sociales y la participación comunitaria que el proyecto exige. Esto va de la mano con la mirada institucional que ha estado en permanente diálogo con las comunidades indígenas, tanto en el marco del proyecto como desde la creación de los consejos consultivos de las áreas silvestres protegidas hace ya más de quince años, y luego a través de la Estrategia Nacional de Cambio Climático y Recursos Vegetacionales.

En el encuentro CONAF expuso los avances en los proyectos demostrativos del altiplano –que abarcaron manejos sanitarios del ganado camélido doméstico, con un avance de un 10% de la masa ganadera local y el inicio de la recuperación de bofedales. Asimismo se anunció la próxima visita de una misión del Banco Mundial, que viene a evaluar el desempeño del Área Piloto Putre, donde se espera desarrollar al menos 40 planes prediales, factibles de tener continuidad en el tiempo, bajo una mirada de desarrollo sustentable y en conexión con instrumentos de fomento del aparato público.

Corredores de conservación

La séptima sesión del Consejo de Gestión abordó también la propuesta de los corredores de conservación, elemento que se agregaría como herramienta para contribuir a mitigar los impactos que está generando tanto el cambio climático o las variaciones atmosféricas y principalmente la acción del ser humano – efecto antrópico-, en los ecosistemas de precordillera y altiplano.

 

Juan Pablo Gámez, geógrafo y profesional de apoyo del proyecto, quien expuso al respecto, indicó que un ejemplo son los bosques degradados de queñoa –que tienen a la especie precordillerana en peligro de extinción- por su uso intensivo a inicios del siglo pasado. En este sentido, los corredores de conservación, constituyen una fórmula para que los proyectos que financie el Estado consideren las prácticas sustentables y a la vez proporcionen conectividad ecológica y social a ambientes fragmentados, favoreciendo la recuperación de aviafauna silvestre.

Modelo intercultural

El espacio permitió aclarar asimismo que las queñoas o llaretas que CONAF produce en el vivero de Putre y entrega a la comunidad, no están sujetas a la restricción del bosque nativo, y por tanto pueden a futuro ser manejadas por las personas, ya sea por su madera para leña, construcción o artesanías, o su corteza para efectos medicinales.

 

En este sentido las herramientas de trabajo del proyecto y que el Banco Mundial ha reconocido como válidas en el desarrollo de la iniciativa, son el plan predial, los corredores de conservación y el Modelo ambiental intercultural andino (MAIA), que asegura que la planificación del proyecto no vulnere la cosmovisión andina, según expuso Sandro Maldonado, encargo de Asuntos Indígenas de CONAF. A este respecto se subrayó que “el territorio local obliga a que la gestión de los servicios sea diferente, precisamente por la presencia y usos ancestrales de su población”.

 

 

 

 

Comentarios

Dejanos tus comentarios