Continúa el curso de Grúa Horquilla de la Cámara Chilena de la Construcción CChC
9 abril, 2015   //   Sociedad

En la recta final se encuentran los estudiantes del curso de Grúa Horquilla, iniciativa financiada por la Cámara Chilena de la Construcción, administrado por la Corporación de Capacitación de la Construcción (OTIC), e impartido por Cedem; como una forma de preparar trabajadores para los desafíos de mano de obra que afronta la región.

Desde hace unos días que los 20 estudiantes ya están en las clases prácticas a un costado del lecho del Río San José, previo proceso de selección realizado por el Sence, quienes estarán durante 150 horas (5 horas diarias de lunes a viernes) buscando la añorada acreditación.

Sobre el tema, el presidente regional de la Cámara Arica, Valentín Cubillos, expresó que el curso de grúa horquilla nace como la preocupación de la Cámara para capacitar a las personas y lograr insertarlas en el mundo del trabajo.

“Este curso de grúa horquilla nace de la necesidad de la CChC regional en el tema de la situación de falta de la mano de obra, uno de los puntos más débiles que tenemos es los operario de maquinarias, todos sabemos que la minería se lleva a la gente que logramos capacitar, tenemos un buen nicho de mercado para capacitar a la gente, tanto para las empresas como para trabajadores de la región”, expresó Cubillos.

Iván Luarte, quien imparte la capacitación, expresó que el curso tuvo una primera parte teórica, para luego pasar a la etapa práctica, donde los estudiantes desarrollar su capacidad.

“Estamos en el proceso de práctica, antes estuvieron 90 horas con teorico, hoy practican las técnicas de grua horquilla, aplicando todos los conocimientos ahora en terreno tratando de tratar mejorar su capacitación a través de la práctica”, dijo Luarte.

Lo más complejo es que los estudiantes aprendan que deben ser responsables en el trabajo, sobre todo en lo que respecta a operadores de equipos críticos para la línea de producción. Además, el curso impulsado por Cámara Arica abre nuevas posibilidades para todos quienes están en el curso, sobre todo a las mujeres, quienes muestran mucha capacidad para el manejo de estas máquinas.

Una de las mujeres del curso, Virna Sánchez (soltera y madre de gemelos de 15 años), muy contenta analizó lo que está viviendo en la etapa práctica.

“Me parece una gran iniciativa que se le dé acceso a este curso a personas que no lo pueden pagar. Lo más difícil es el manejo de la máquina, pero eso es algo que se mejora con el tiempo”, dijo Sánchez.

Finalmente, los estudiantes seguirán capacitándose, para posteriormente rendir la prueba para obtener la licencia clase D y así insertarse en el competitivo mundo laboral de hoy.

Comentarios

Dejanos tus comentarios