Padres de menor que falleció tras no ser atendido en Hospital piden Justicia
3 diciembre, 2014   //   Sociedad

Wilmer Choque y Verónica Limarí ambos de nacionalidad boliviana, son los padres de Wilmer, un menor 9 meses que tras sufrir un cuadro diarreico y mucha fiebre, el día lunes 06 de octubre, fue llevado al Policlínico de Azapa (sector Sobraya), 25 km al este de Arica. En el lugar y ante el estado de gravedad, el menor es derivado a la Posta de Urgencia del Hospital Dr. Juan Noé, en Arica, lugar donde le condicionan su atención previo pago de 30 mil pesos. Posteriormente el menor fallece.

La madre al no tener los 30 mil pesos se retira del lugar y vuelve a la posta de primeros auxilios (sector rural) donde había partido buscando ayuda médica. En ninguno de estos lugares se ausculta al bebe, el que finalmente fallece el martes 07 de octubre a las 06:30 (am), debido un cuadro febril agravado “por ser extranjero la consulta es 30 mil me dijo, de ahí yo le insistí que me están mandando de la posta de Chitita (Sobraya) y me dijeron que era gratis. Ella (la funcionaria de la Posta de Arica) me dijo que no, la consulta es 30 mil” señala entre llantos, Verónica, mientras que el padre del bebe, Wilmer Choque, pide justicia para su hijo.

No hubo atención

El Superintendente de Salud Regional, Marcelo Ricci, y tras dos meses de investigación, concluye que “hubo lesiones a ley de deberes y derechos del paciente en el sentido a que no hubo acceso a una atención oportuna, que hubo discriminación arbitraria que no necesariamente tiene que ver con su condición de extranjera, sino que tiene que ver con la condición de una persona que no tenia recursos” dijo Ricci.

Cuasidelito de Homicidio

“La muerte del menor era perfectamente evitable, si hubiera recibido ayuda médica en el hospital” fueron las primeras palabras de la Fiscal Javiera López quien adelanta una posible formalización por cuasidelito de homicidio en contra de los funcionarios que negaron la atención al pequeño Wilmer.  López señala que en estos momentos y con todos los antecedentes de la investigación, existe la posibilidad de formalizar por cuasidelito de homicidio a por lo menos dos funcionarios del Hospital por la no atención al menor. La fiscal, también dice que si se comprueba que hubo discriminación, se perseguiría a los responsables bajo la Ley Zamudio, lo que aumentaría las penas, de comprobarse el delito  “si esa negativa esta ligada a situaciones que digan relación a un caso de discriminación podría constituir una agravante de responsabilidad penal” señala la Fiscal.

En tanto en el hospital, su Director (s) Alfredo Seguel, comenta que paralelamente a la investigación sumaria que se inició en el centro médico, se han abocado a cambiar protocolos y fortalecer la capacitaciones internas para el trato con inmigrantes, reconociendo una falla interna y la desinformación que provocó tan terrible desenlace. “La normativa vigente interna nos exige investigar a fondo los hechos por cuanto la dirección instruyó un sumario administrativo el que en estos momentos se encuentra en evaluación…  para nosotros fue una situación dolorosa que merece todos los análisis y toda la transparencia del mundo para evitar que la situación que le pasó al pequeño Wilmer no se vuelvan a reiterar” puntualizó Seguel.

Región con 24 mil migrantes

Para el Director del Servicio Jesuita a Migrantes, José Tomás Vicuña, el hospital ha aprendido una lección a partir de este doloroso hecho y se encuentra tomando acción en lo fundamental y en lo cultural, primero deben “reconocer que esta es una zona bifronteriza con 24 mil migrantes dentro de ella, que la hace ser en Chile la región con mayor incidencia con población migrante. Con el Director del Hospital y el Supertintendente de Salud, vimos un programa  para trabajar, ya sea para compartir información y hacer capacitaciones con funcionarios del hospital en temas  legislativos y también en lo cultural, porque vemos un rechazo percée a extranjeros” Vicuña también observa un deseo del Estado de hacerse cargo, no solo de las personas de Chile, sino de las personas que están en Chile “un Estado democrático tiene que velar por los resguardos de los derechos humanos de todas las personas que circulan en su interior, no solo de las personas de su propia nacionalidad” señaló.

El pequeño Wilmer, quien cumpliría 1 año de vida el 25 de diciembre, fue repatriado y sepultado en Bolivia. Los padres señalan que volvieron a Chile para denunciar el hecho a la justicia y para que nunca más ninguna familia pase por tan lamentable situación.

 

Comentarios

Dejanos tus comentarios