Rescatan Emblemático y Abandonado Parque Diego Portales
22 febrero, 2016   //   Sociedad

 

 

La molestia de los vecinos de la población Juan Noé está al límite ante el foco de delincuencia y suciedad en que se ha transformado el Parque Diego Portales. Por ello, y frente a la indolencia de las autoridades, es que este sábado realizaron una actividad cultural y de limpieza del lugar llamada “Om de la calle”, a fin de rescatar poco a poco esta área verde. La actividad convocó a más de 200 personas, quienes a parte de participar de la limpieza, también lo hicieron de  talleres culturales, yoga y vida sana.

 

Durante la jornada vecinos y voluntarios hicieron limpieza del lugar, sacando más de 10 sacos de basura, compuesta en su mayoría por botellas de alcohol y envases desechables de comidas. Además pintaron las réplicas de los campanarios andinos, los que junto con estar desteñidos, se han transformado en guarida para esconder robos, lugar para dormir y mantener relaciones sexuales.

 

El parque es hoy una extensión del Terminal Internacional, lo que sumado al comercio ilegal de comidas y residenciales y a la falta de supervisión de las autoridades competentes, ha generado que éste sea una tierra de nadie. Por ello, la molestia de los habitantes del sector, quienes califican al terminal como un mal vecino y esperan que pronto sea sacado del barrio.

 

El presidente de la Junta de Vecinos Nº 7, Esteban Inostroza, hizo un llamado a las autoridades a que se cumplan los compromisos del traslado del terminal, y así dar un cierre al crítico problema que los afecta. El dirigente pidió además a quienes pululan por el parque a mantener limpio el espacio y sobre todo, a los vecinos que lucran con ello, a que tengan un mayor compromiso con el cuidado del entorno.

 

Rescate

 

Buscando darle vida al parque y revertir, aunque sea por una tarde la triste realidad que los afecta, la Junta Vecinal doctor Juan Noé junto a la Casa del Regionalismo, del diputado Vlado Mirosevic, realizaron esta actividad. A ella, llegaron más de 200 personas, que disfrutaron de la feria cultural, de medio ambiente y vida sana, donde hubo talleres de mandala y sesiones de reiki y masajes.

 

El yoga estuvo a cargo de las instructoras Guiri Rogers y Daniela Focacci, quienes dictaron clases en distintos puntos del parque. Además se sumaron el Museo del Mar de Arica, la biblioteca de antropología andina Iecta y la organización Salvemos Chinchorro, que donó un basureo el cual fue instalado por los vecinos.

 

La Compañía de Teatro Norte ofreció a los niños la obra “Chorlitos en la cabeza”, mientras que el músico Pedro Quevedo, regaló sus canciones al finaliza la feria. La actividad se transformó además en una jornada de encuentro y reflexión entre vecinos, quienes plasmaron sus sueños para la ciudad en un muro de los deseos.

 

 

Comentarios

Dejanos tus comentarios