Se les Escapó de las Manos: San Marcos Empató con Ñublense y se Quedó sin liguilla de Promoción 
18 enero, 2021   //   Deportes, Nacional, Sociedad

 

Las incomprensibles decisiones del entrenador Hernán Peña y la gran actuación del arquero de Ñublense Miguel Jiménez, impidieron que San Marcos de Arica clasificará a la liguilla de Promoción. El empate a cero registrado en el estadio “Carlos Dittborn”, nos dejó la sensación que el entrenador del equipo ariqueño, terminó destruyendo lo que tanto le había costado construir.

Luego de perder y empatar en sus dos últimos partidos de local, San marcos de Arica remató séptimo con 41 puntos y por diferencia de goles fue superado por Deportes Temuco, que en la última fecha del torneo, derrotó por la cuenta mínima a Cobreloa.

La formación titular, el sistema de juego y el plan de juego del profe Peña, comenzaron a tambalear en el tramo final del campeonato, cuando el propio entrenador de San Marcos, les entregó camiseta a jugadores que no habían rendido, como el uruguayo Agustín Navarro, y les restó minutos a experimentados valores como Renato González, quien en la recta final del certamen, fue reemplazado cuando el equipo más lo necesitaba.

Millacet de enganche

En el amargo empate con Ñublense, Peña no logró encauzar a sus dirigidos para que éstos marcaran el gol del triunfo, todo lo contrario, los desorientó cuando Federico Millacet reemplazó a Renato González en la función de enganche, siendo que Millacet nunca había brillado en esa posición.

Minutos más tarde, Peña asumiría su error, haciendo ingresar a Nahuel Donadell en la función de enganche, pero Donadell tampoco es un enganche con las características de Renato. Donadell es un mediapunta que encara y que tiene el arco entre ceja y ceja. En cambio, Renato es un habilitador por excelencia. O sino, pregúntele al goleador Joel “Carucha” Estay, quien gracias a Renato, la descosió jugando con la camiseta de San Marcos. Recordemos que ambos, los años 2012 y 2014 ascendieron a Primera División, defendiendo los colores de Arica.

Ante Ñublense, en el partido más importante de la temporada, San Marcos jugó con el puntero derecho Fernando Isla como puntero izquierdo. Mientras  el puntero izquierdo, Federico Millacet estaba en la banca. Y para colmo de males, desde el minuto 58, tras la salida de Renato González, el equipo se quedó sin su mejor habilitador. Así es difícil ganar, aunque el rival juegue con suplentes.

Exacerbado conformismo

Pese a que San Marcos se quedó sin liguilla Promoción; hubo hinchas que en redes sociales recordaron que el equipo no había sido formado para ascender a Primera División, y que tras mantener la categoría, la tarea estaba cumplida. Incluso el propio presidente del club, Carlos Ferry, dijo algo parecido en radio Cappissima, en la antesala del crucial partido jugado con Ñublense.

Desde esta humilde tribuna, pensamos que el exacerbado conformismo, provoca que los equipos no surjan y que los jugadores no avancen. Por eso, mejor quedémonos con el llanto del uruguayo Ignacio Avilés, quien terminado el partido con Ñublense no escondió su amargura y se tapó el rostro de impotencia. Sin duda, Avilés no quedó conforme con la campaña realizada por Arica, y eso se agradece.

Dejemos de lado ese típico refrán que dice que los jóvenes ganan partidos y los viejos ganan campeonatos. Mejor pensemos que en el actual plantel de San Marcos de Arica hay canteranos y jugadores avezados, que tienen las condiciones para ganarlo todo. No minimicemos el potencial mostrado por un plantel que sin duda, hubiese dado que hablar, en esa liguilla de Promoción que se les escapó de las manos.  

 

Hugo Canales

Periodista

Comentarios

Dejanos tus comentarios