VIH: Campaña del Ministerio de Salud Realizó 35 Mil Tests Rápidos y Confirman 61 Nuevos Casos
17 agosto, 2019   //   Nacional, Sociedad

“Queremos identificar a aquellas personas que viven con VIH y lo desconocen, y para eso tenemos alrededor de 70 actividades a lo largo de Chile, donde se va a tomar el test de VIH. Queremos sensibilizar y promover el hacerse el test y que la gente le pierda el miedo”, aseguró el 9 de enero el entonces ministro de Salud, Emilio Santelices.

Ese día, la ahora ex autoridad inició formalmente la denominada campaña de “Test Rápido de VIH Verano 2019”, que se desarrolló entre enero y marzo, y que, según dijo, recorrería el país para incentivar el diagnóstico oportuno del virus, a través de la entrega de 60 mil dispositivos de detección rápida. Y, al mismo tiempo, buscaría educar sobre autocuidado, especialmente en la población más joven.

A esa fecha, el Minsal estimaba que hay “a lo menos un 50% de la población con VIH que no sabe que vive con el virus (…), cifra no menor a las 30 mil personas, y tenemos que salir a buscarlos”. Así lo decía Santelices a la Comisión de Salud, en diciembre de 2018. Ese era el origen de la preocupación de las autoridades, sumado a los informes internacionales que mostraban el alza de casos.

El último reporte, publicado por Onusida en julio, tras la campaña, evidenció la compleja situación de Chile: cuatro mil nuevos casos confirmados el año pasado, que nos transformó en el país de la región con mayor alza entre 2010 y 2018, al pasar de 67 mil a 71 mil casos.

En ese escenario surgió una interrogante: ¿Qué resultados tuvo la campaña de verano del Minsal? Un informe del Departamento de Prevención y Control de VIH/sida/ITS de esa cartera dio la respuesta. El trabajo conjunto entre las seremis y los servicios de salud de cada región permitió instalar “stands en playas, centros recreacionales, vía pública, malls, universidades, ferias costumbristas, festivales”, entre otros lugares, para llegar a la población con los tests rápidos y obtener nuevos datos.

Así, pese a que inicialmente se anunció la entrega de 60 mil tests rápidos de VIH, los exámenes se aplicaron a un total de 35.039 personas.

De ese universo analizado, un total de 34.961 (99,78%) obtuvo resultados de sus tests “no reactivos”; es decir, fueron negativos al no tener presencia de anticuerpos para VIH. Y según el reporte del Minsal, 78 casos (0,22%) fueron calificados como “reactivos”.

Sobre este último grupo se volvió a realizar un análisis. “Del total de muestras con test visual reactivo (78) el 78% (61 casos) fueron confirmados para VIH/sida por el Instituto de Salud Pública. El 18% fue descartado para VIH/sida (14 casos) y el 4% (tres casos) rechazaron la toma de muestra para ser enviada al Instituto de Salud Pública”, detalla el informe. De acuerdo con el análisis de los datos realizado por el Minsal, el 59,06% de los tests rápidos realizados se efectuaron a mujeres, un 40,91% a hombres y un 0,03% a personas trans. Además, del universo analizado, el 46,3% correspondía a personas de entre 20 y 29 años.

Visión de los expertos

Los resultados de la campaña del Minsal no solo son analizados por la cartera de Salud. También cobran especial relevancia entre los médicos especialistas en la materia.
Para el doctor Alejandro Afani, inmunólogo y director del Centro de VIH del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, la iniciativa del gobierno “es un avance, pero desde luego me parece que se requiere un mayor esfuerzo en realizar muchísimos tests más. En Ecuador, por ejemplo, se realizaron el año pasado 1,5 millones de tests rápidos. Estamos hablando de otras cifras”.

Según las cifras del Ministerio de Salud, entre enero y mayo de este año se han confirmado 3.144 nuevos casos de personas viviendo con VIH; es decir, existe un promedio de 628 casos confirmados por mes.

Según Afani, existe una proyección de que al finalizar el 2019 habría entre 7.500 a 8.000 nuevos casos diagnosticados. Sin embargo, dice, “esa es la tendencia que estamos trayendo desde los años anteriores. Si la pesquisa realmente aumenta, eso se debería reflejar en un incremento mucho más alto. Para eso hay que testear a mucho más de 35 mil personas (…). Falta intensificar mucho más los testeos. Yo esperaría que de aquí a fin de año, por lo menos, se hiciera un millón de tests rápidos. Es muy importante”.

Claudia Cortés, infectóloga de la Facultad de Medicina de la U. de Chile, aseguró que “toda campaña es buena, hacer difusión sobre un diagnóstico temprano para hacer una vinculación al tratamiento, siempre es bueno. Lo ideal es que toda la población sexualmente activa alguna vez se haga el test”.

Según la especialista, el “objetivo primario debiera ser encontrar a las personas que tienen VIH y no lo conocen. Quizás debiéramos enfocarnos a ciertos grupos de personas que puedan tener mayores actitudes de riesgo. Entiendo que esta campaña se hizo en las playas, plazas, parques, como población general, lo que es bastante bueno desde el punto de vista educativo, porque pone el tema en la mesa, lleva el test a la gente y no hace que la gente tenga que ir a un hospital, y eso siempre es una ganancia”.

De acuerdo con los facultativos, un aspecto que llama la atención es la baja cantidad de casos detectados tras la realización de los tests rápidos a nivel nacional. La prevalencia es, según expertos, la cantidad de personas que viven con VIH.

En Chile la prevalencia se estima, incluso por el Minsal, en 0,6%. Es por eso que la detección de 0,22% de personas que podrían vivir con VIH estaría bajo lo esperado.

“La prevalencia corresponde entre 0,7% y 0,8%, entonces, aquí tenemos un 0,22%. Es bastante menos y no se condice con las cifras que hemos encontrado en la U. de Chile y todas las otras instituciones que la han realizado. En todas las otras instituciones que la han realizado fluctúa entre 0,7 y 1,2% aproximadamente”, asegura Afani.

Para Ángelo González, jefe del Departamento de VIH/sida/ITS del Minsal, la campaña nacional realizada en verano cumplió con su objetivo: “Estamos derribando estigmas de discriminación por hacerse el test. Antiguamente, la gente pensaba que el VIH o cualquier otra infección de transmisión sexual estaba asociada necesariamente a conductas de riesgo. Hoy estamos logrando que la población entienda que tener VIH, tener ITS, le puede pasar a cualquier persona que no use preservativo. Esto es absolutamente un logro. La campaña de verano, su objetivo, fue dar a conocer a la población que existía ese nuevo método de tamizaje”.

Sobre la prevalencia, González aseguró que “el VIH en Chile no es una epidemia generalizada en la población. En la población general tiene una prevalencia baja. Entonces, encontrar cantidades bajas es normal y es lo esperable. Si quieres encontrar resultados mayores tienes que focalizar la estrategia, pero no se puede focalizar como primera fase, porque de lo contrario la población lo toma como de discriminación a los grupos vulnerables o a la población clave”.

 

Tras la realización de esta campaña, el próximo paso será generar una estrategia “de focalización. Y eso es lo que estamos en pleno proceso de ejecución”, dicen en el Minsal. Mientras eso ocurre, las autoridades seguirán sin identificar a las 9.340 personas que, según Onusida, viven con VIH y desconocen su condición.

Autor: Sebastián Labrín

 

 

Comentarios

Dejanos tus comentarios