Julio Verdejo: “El Registro Social de Hogares no permite el engaño, como ocurría con la Ficha de Protección Social”
13 abril, 2016   //   Sociedad

Con estas palabras el seremi de Desarrollo Social aseguró que en el nuevo sistema de protección no habrá casos en que las personas mientan respecto a sus bienes para obtener beneficios del Estado. 

 

El seremi de Desarrollo Social de Arica y Parinacota, Julio Verdejo Aqueveque, realizó un balance del Registro Social de Hogares (RSH), base de datos que reemplaza a la antigua Ficha de Protección de Social y que comenzó a regir desde enero pasado.

 

El nuevo modelo, que es una de las prioridades del Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet Jeria, es un sistema de selección de usuarios para las diferentes prestaciones sociales que tiene el Estado de Chile y contribuye significativamente a democratizar y hacer más justo el acceso a estos derechos.

 

“El RSH no permite el engaño, como ocurría con la Ficha de Protección de Social, donde las personas solamente eran encuestadas, por lo que mentían respecto a sus ingresos, propiedades, vehículos o bienes que poseían, para obtener mayor puntaje y conseguir los beneficios del Estado. El nuevo sistema revisa a través de sus organismos internos cuántos bienes posee la familia o la cantidad de dinero que percibe al mes”, explicó el seremi.

 

El Registro Social de Hogares contempla una serie de tópicos para que el modelo sea más transparente y equitativo. Algunos son:

 

Ya no existe el puntaje: El RSH no usará puntaje, sino que distribuirá a los hogares en tramos de calificación socioeconómica, basado en las características de los integrantes de cada familia y sus ingresos efectivos. “Por ejemplo, antes se daban casos en que, de dos personas con igual realidad social, sólo una acedía a los beneficios y la otra quedaba fuera por una escasa diferencia de puntaje. Hoy, ambas serán asignadas al mismo tramo”, agregó Verdejo.

 

Ya no importa el monto del ingreso familiar, sino el contexto social: En la antigua ficha había familias que quedaban fuera de las prestaciones por considerar que el ingreso que tenían era suficiente para vivir, sin considerar su realidad de vida. El nuevo modelo no sólo evalúa los ingresos, sino las condiciones del grupo familiar, como una enfermedad costosa, una situación de discapacidad o integrantes de la familia que sean adultos mayores dependientes.

 

“Todos esos elementos se consideran para calificar entre las personas en situación de vulnerabilidad. En Arica está el caso de una ciudadano de 80 años que por tener una pensión de $200 mil pesos, figuraba con 10 mil puntos en la Ficha de Protección Social. Sin embargo, en el Registro Social de Hogares calificó dentro del 40% más vulnerable, porque se tomó en cuenta que es adulto mayor con cierto grado de dependencia, al igual que su esposa”.

 

En este contexto, el RSH también es más justo y efectivo para niños, jóvenes, adultos mayores y personas en situación de discapacidad, a quienes anteriormente también le definían su condición según sus ingresos económicos y bienes.

 

“Particularmente, los adultos mayores y niños han incrementado la posibilidad de acceder a nuevas prestaciones sociales en salud, educación, vivienda y seguridad social, al ajustar la condición socioeconómica del hogar por variables de riesgo y corrección de ingresos autónomos”, explicó Verdejo.

 

Para actualizar sus datos en el Registro Social de Hogares, debe ingresar a www.registrosocial.gob.cl o acudir a la Dirección de Desarrollo Comunitario (DIDECO) de la Municipalidad de Arica.

 

 

 

 

 

 

 

El cambio del sistema era efectivamente una prioridad presidencial. El nuevo Registro Social de Hogares, que es el articulador del régimen, es un sistema de selección de usuarios para las diferentes prestaciones sociales que tiene el Estado de Chile y contribuye significativamente a democratizar y hacer más justo el acceso a los servicios del Estado.

 

“Particularmente los adultos mayores y niños han incrementado la posibilidad de acceder a nuevas prestaciones sociales en salud, educación, vivienda y seguridad social al ajustar la condición socioeconómica del hogar por variables de riesgo y corrección de ingresos autónomos”, explicó Verdejo.

 

 

 

¿QUÉ ES Y CUÁL ES LA IMPORTANCIA DEL REGISTRO SOCIAL DE HOGARES?

 

El cambio del sistema era efectivamente una prioridad presidencial. El nuevo Registro Social de Hogares, que es el articulador del régimen, es un sistema de selección de usuarios para las diferentes prestaciones sociales que tiene el Estado de Chile y contribuye significativamente a democratizar y hacer más justo el acceso a los servicios del Estado.

 

El RSH (Registro Social de Hogares), sustituye a la ficha de protección social, y permite que el Sistema de Protección Social funcione con mayor justicia, otorgando apoyos, beneficios y oportunidades a quienes verdaderamente lo necesitan. Con el RSH, el Estado pasa a tener un rol más activo en la responsabilidad de identificar y seleccionar a los potenciales beneficiarios, excluyendo a los sectores de mayores ingresos detectados por los mecanismos de control, y por cierto, se reduce sustancialmente el uso de información fraudulenta porque el registro no es autoreportable.

 

¿CÓMO OPERA ESTE SISTEMA DE PRIORIZACIÓN PARA EL ACCESO A LAS PRESTACIONES DEL ESTADO?

 

Anteriormente, la FPS operaba, en su base, con datos autoreportados. El RSH considera los registros administrativos y los datos objetivos sobre las personas que disponen los diferentes servicios públicos. A partir de esta información podemos establecer los ingresos, patrimonio, el valor de las cotizaciones de salud o si pagan altos aranceles de matrícula por la educación de sus hijos. En consecuencia, el nuevo Registro Social de Hogares recurre extensivamente y cruza información de las bases de datos del Servicio de Impuestos Internos, el Registro Civil, la Superintendencia de Pensiones, la Superintendencia de Salud, Fonasa, la Administradora de Fondos de Cesantía y el Registro Escolar de Chile, con el propósito de determinar la condición socioeconómica real de los hogares y los ingresos efectivos de sus integrantes.

 

¿ENTONCES, YA NO SE USA EL PUNTAJE COMO INDICAR DE PRIORIDAD?

 

Correcto. Un aspecto a destacar es que el nuevo sistema no se basa en una escala de puntaje continuo, sino que establece tramos de calificación socioeconómica que permiten ordenar a los hogares de manera más clara y precisa, en bloques más o menos homogéneos. Un punto ya no distingue a una familia de otra y le da prioridad por sobre ella. La caracterización definida en los seis módulos de información y la calificación socioeconómica corregida por los factores de inclusión establecen una posición general frente al servicio solicitado.

 

¿Y CUÁLES SON LAS PRINCIPALES CONCLUSIONES O CONSECUENCIAS QUE HA TENIDO LA APLICACIÓN DE ESTE NUEVO REGISTRO?

Primero, señalar que en Arica y Parinacota 37.191 hogares tienen RSH, lo que corresponde al 65.8 % de la población regional; que 140 mil ariqueños y parinacotenses se ubican en el tramo del 40 % de vulnerabilidad o en los primeros 2 deciles de ingreso que, para la región según la Casen 2013, corresponde a un ingreso autónomo menor a 580 mil pesos.

Segundo, que la caracterización socioeconómica de las familias a partir de la información administrativa que tienen el Estado, ha permitido transparentar la información y los procesos de selección a prestaciones sociales del Estado. Más de 1 millón de personas salieron en Chile, del 40 % más vulnerable posición que ocupaban con la anterior Ficha de Protección Social. Probablemente los datos que autoreportaban no eran “precisos”.

Tercero, particularmente los adultos mayores y niños han incrementado la posibilidad de acceder a nuevas prestaciones sociales en salud, educación, vivienda y seguridad social al ajustar la condición socioeconómica del hogar por variables de riesgo y corrección de ingresos autónomos.

Cuarto, el nuevo sistema permite a los servicios públicos que entregan servicios sociales, disponer de información para que los programas establezcan requisitos propios y criterios de prelación sectoriales, en base a las características de su población objetivo. Adicionalmente, la nueva Calificación Socioeconómica que apoyará la elegibilidad de personas y hogares, está construida a partir de los ingresos administrativos efectivos percibidos por cada integrante del hogar y no por los que potencialmente podría recibir.

 

Comentarios

Dejanos tus comentarios