tina1 (1)
Crece Fuerza de Trabajo Femenina y en Hombres Aumentó la Ocupación en Construcción
26 enero, 2017   //   Sociedad

Según Casen 2015, la tasa de participación laboral femenina en la región llegó al 50,1%, destacándose su aumento en los rubros de comercio, hoteles, restaurantes, actividades inmobiliarias y empresariales. En tanto, gracias el PEDZE creció la ocupación masculina.  

Un destacado crecimiento de la ocupación femenina y un aumento de la fuerza de trabajo de hombres en la construcción, fueron algunas de las cifras más llamativas de la Casen 2015 en el sector Trabajo.

Y es que la fuerza de trabajo (población ocupada y desocupada de 15 y más años) femenina creció un 50,1%, aumentando en 3,4 puntos respecto a la Casen 2013 (46,7%) y superando en este ámbito al promedio nacional (47,45).

Mientras, la ocupación masculina tuvo una considerable alza en el rubro de la construcción, alcanzando un 8,8%. Esta área fue la que tuvo la mayor variación con respecto a 2013, donde llegó al 6,8%.

“Esta mejora tiene que ver con los buenos indicadores de crecimiento económico y la generación de empleo para la población más vulnerable. El gobierno de la Presidenta Bachelet ha promovido una política de inversión regional como el Plan Especial de Zonas Extremas (PEDZE). Estas iniciativas han aportado significativamente a la construcción de infraestructura y a la inversión social e incide de manera relevante en la apertura de actividades económicas y en el apoyo a la inversión privada”, explicó el seremi de Desarrollo Social, Julio Verdejo.

Cifras generales

Las cinco primeras ramas de la actividad económica que más aportaron a la ocupación regional fueron “comercio al por mayor y menor” (19,83%), “transporte, almacenamiento y comunicaciones” (11,03), “educación” (9%), “construcción” (8,8%), “administración pública y defensa” (7,2%) e “industrias manufactureras” (7,2%).

En comparación con la medición Casen 2013, el sector que más bajó en su aportación de empleos al mercado laboral regional fue la rama “Agricultura, ganadería, caza y silvicultura”, que aportó un 3,2% menos que el año 2013. Lo mismo ocurre con el sector “Explotación de minas y canteras”, que en la medición 2015 aportó un 1,8% menos que el año 2013.

 

Análisis del empleo femenino

Los seis sectores que más empleos aportaron a la mano de obra femenina en la medición 2013 fueron: “Comercio al por mayor y al por menor” (24%), “enseñanza” (13,1%), “Hoteles y restaurantes” (10,1%), “Servicios sociales y de salud” (9,1%), “Hogares privados con servicio doméstico” (7,7%) y “Agricultura, ganadería, caza y silvicultura” (7,2%).

En la medición 2015, las cifras fueron las siguientes: “Comercio al por mayor y al por menor” (25,7%), “enseñanza” (13,1%), “H. Hoteles y restaurantes” (8,8%), Actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler” (7,9%), “Hogares privados con servicio doméstico” (7,5%) e “Industrias manufactureras” (6,9%).

Es importante resaltar que la rama “Actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler”, que empleó al 7,9% del total de mano de obra femenina, aumentó en 3,4% respecto de la medición del 2013, siendo la primera de tres ramas que absorbieron más empleo femenino, en conjunto con “Industrias manufactureras” (2,7% más) y “Comercio al por mayor y menor” (1,7%).

“Hay una serie de prgra que a través del ministerio de Trabajo han aportado al dearrollo de la trabajo femenino, como el programa Más capz, en la una de la slineas de trabajo es la capcitación a mujeres. La meta es capcitar a 300 mil mujeres durante este Gibeirno. También hay otras alternativas como el bono de rabajo a la mujer y la certifxcaicponde competencia del Chile Valora” agregó el seremi del Trabajo, José Zúñiga

El empleo del sector minero del 2013 al 2015 bajó en un 1.9%. En el sector comercio aumentó la participación de la mujer en un 1.7%, en el sector transporte la participación masculina aumentó en un 2.1% y en el sector enseñanza la participación femenina se mantuvo y la participación de los hombres aumentó.

La tasa ocupación Nacional 2015 fue de un 51,5%. Respecto a la región, ésta fue de 54,9%, siendo superior a la media nacional en 3,4%, estando dentro las cinco regiones con más alta tasa de ocupación en el país.

Segregación por sexo de la Tasa de ocupación

La mujer ha ido alcanzando en forma paulatina al hombre respecto a la ocupación laboral, teniendo más acceso al mercado del trabajo. Esto se refleja en el comparativo 2013 – 2015, aumentando en 3,2%.

Este aumento regional ha superado en 2,2% a la tasa de ocupación nacional de las mujeres. En 2013 fue de 43,4%, mientras que en 2015 llegó al 45,6%

La Tasa de Participación Nacional fue de un 58,3%, mientras que en la región alcanzó un 59,9%, siendo superior en 1,6% a la media nacional.

En cuanto a la Participación Laboral en la región, ésta registró un aumento de 2,6% respecto a igual medición CASEN 2013. Esta tasa de participación desagregada por sexo nos arroja relevantes datos: Los hombres han continuado desde 1990 con una leve tendencia a la baja, siendo las mujeres quienes se apropian de nuevos espacios laborales. Es así como la participación de las mujeres ha aumentado un 3,4% respecto a igual medición 2013, siendo superior a la media nacional en 2,7%. Arica y Parinacota es una región que tiende más a la igualdad que la media nacional respecto al mercado del trabajo”, explicó el seremi de Economía, Franz Castro.

Ingreso Autónomo regional segregado por sexo

Analizando los ingresos promedios regionales, se encuentra aún grandes diferencias respecto a hombres y mujeres, siendo ellas afectadas en un 30% promedio menos que los hombres.

  • Ingreso autónomo nacional promedio: 543.011.-
  • Ingreso autónomo regional promedio: 453.590.-
  • Ingreso autónomo regional hombre promedio: 519.379
  • Ingreso autónomo regional mujer promedio: 359.584.-

 

Sistema previsional de salud

Del total de trabajadores, el 92,8% se encuentra afiliado al sistema previsional de salud frente a un 7,2% de trabajadores de la región que no está afiliado. En la proporción de afiliados, el 95,3% de la fuerza laboral femenina pertenece al sistema previsional de salud contra un 91% de hombres. En cuanto a la proporción de trabajadores que no cotiza, el 4,7% corresponde a mujeres y casi el doble (9%) a hombres.

En el sistema previsional FONASA la fuerza laboral femenina cotiza 12% más que los hombres y en el sistema Isapre los hombres participan un 31.6% más que las mujeres.

Sistema previsional fondo de pensiones

Del total de trabajadores en la región, el 71.9% cotiza en un sistema provisional de fondo de pensiones frente a un 26.5% de trabajadores de la región no cotiza. Las mujeres cotizan un 6.3% más que los hombres. Los trabajadores hombres que no cotizan son un 7,2% más que las mujeres trabajadoras que no cotizan.

Del total de personas que trabajan en la región, un 85% tiene empleo permanente. Esto no demuestra variación entre géneros. En el empleo eventual u ocasional (menor a 30 días), las mujeres superan a los hombres en un 2.2%.

En el empleo a plazo fijo, los hombres están más posicionados que las mujeres, las mujeres trabajan un 4.5% más en el sector público que los hombres. Los hombres trabajan más en el sector privado que las mujeres.

El porcentaje de mujeres que trabajan a plazo indefinido es mayor que los hombres en casi un 10%. El porcentaje de hombres que trabaja a plazo fijo es un 10.2% mayor que las mujeres.

Las personas que trabajan con contrato lo hacen predominantemente en jornada completa, en donde los hombres son quienes tienen mayor porcentaje en relación a las mujeres. En el empleo con jornada parcial, el porcentaje de mujeres es mayor en un 45.2%. Hay más hombres trabajando en turnos nocturnos y rotativos que en trabajos diurnos. El porcentaje de mujeres que trabaja en empleos diurnos es superior en un 20% al de los hombres. El porcentaje de mujeres que firmaron contrato con la empresa supera al de los hombres. El porcentaje de hombres que firmaron contrato con un contratista supera al de las mujeres.

El 90% de las personas que trabajan en la región no ha participado de una capacitación en los últimos 12 meses. De los trabajadores que si se capacitaron el porcentaje de hombres es mayor al de las mujeres en un 3.2%.

El 87% de los trabajadores de la región no pertenece a una organización laboral. De la proporción que sí pertenece, el porcentaje de hombres es mayor al de las mujeres.

En promedio de horas trabajo, los hombres trabajan 46,9 horas a la semana, mientras que las mujeres 39,2. En general, en la región trabajamos 43,9 horas semanales, más que el promedio nacional, que es de 42,8 horas.

Comentarios

Dejanos tus comentarios

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone