El “Pez Dorado” Cultivado en Arica Crece Hasta 3,5 Kilos
9 agosto, 2018   //   Nacional, Sociedad

Así quedó comprobado hoy, tras la visita de autoridades al cierre del proyecto de acuicultura “Engorda Pez Dorado (Seriola Lalandi)” financiado por Corfo, iniciativa que ejecutó la Universidad de Tarapacá en piscinas de agua recirculante en Corpesca, donde la primera etapa del proyecto arrojó que en 13 meses se logra alcanzar peces de 3,5 kilos.

 

La posibilidad de degustar en 6 preparaciones distintas el pez dorado, marcó el cierre del proyecto de acuicultura “Engorda Pez Dorado (Seriola Lalandi)” que financió Innova Chile de Corfo y que ejecutó la Universidad de Tarapacá junto al Centro de Investigación Aplicada del Mar (CIAM).

 

La iniciativa denominada “Producción y aplicación de dietas funcionales para la prevención, control de enfermedades y optimización del cultivo de Dorado en el Norte de Chile” se desarrolló desde el 2013 en la empresa Corpesca S.A, donde hoy se presentaron los resultados del desarrollo productivo para el sector acuícola–pesquero, que posteriormente podría ser adoptado masivamente en el futuro.

El proyecto destaca por el trabajo público-privado que permitió instalar competencias técnicas avanzadas en la región, para poder formular un alimento para el Dorado, además de dotar a la zona de una unidad productora de alimento con una capacidad de ocho mil kilos al mes.

INVESTIGACIÓN APLICADA

El senador José Miguel Durana resaltó la importancia de realizar investigación aplicada para mejorar la producción regional. “Investigación y desarrollo es lo que debemos poner en valor y colocar en la estrategia de desarrollo regional para definir zonas estratégicas para la ejecución de iniciativas de acuicultura. Así generaremos las condiciones para crear un nuevo polo de desarrollo sin depender de la pesca industrial o artesanal sino que generar una producción masiva de pescados que finalmente van a la mesa”.

Cristian Sayes, seremi de Economía, manifestó que actividades productivas de este tipo son una alternativa para un sector muy sensible como es la pesca, “por lo que la investigación y desarrollo nos permite cometer errores en menor escala, y si funciona se ejecuta a mayor escala, maximizando las utilidades, minimizando las perdidas. A la vez puede generar nuevos empleos, mejorando la calidad de vida de las familias. Y lo más destacado, el trabajo participativo entre gobierno, la academia y la empresa privada se puede replicar en otras áreas de la economía regional”.

Alfredo Cancino, director regional (s) de Corfo, precisó que esta iniciativa debiera replicarse a menor escala beneficiando a las pequeñas y medianas empresas. “Este proceso que demostró ser exitoso, debiera bajar a las pequeñas y medianas empresas con el fin que éstas implementen estos módulos o bien como proveedores de servicios; y por otra parte, permitir y ofrecer una real alternativa de reconversión de la pesca artesanal al cultivo de peces”.

Felipe Zaldívar, gerente general de Corpesca, empresa creadora del proyecto señaló que “Por nuestra historia y por nuestro constante desafío de crear valor, nos resulta muy satisfactorio poder dar un cierre de estas características al proyecto del Dorado. Si bien nació como un programa piloto el 2013, marcó una experiencia pionera en el norte, en la que por primera vez se buscó abordar –a través de la ciencia acuícola– una necesidad de la región, buscando generar un aporte económico en el largo plazo y con potencialidad de empleabilidad en el futuro”.

Parte de las conclusiones del proyecto indican que esta solución tecnológica permite alcanzar peces de 3,5 kilogramos a los 13 meses de cultivo.

Comentarios

Dejanos tus comentarios