En Estas Vacaciones Cuidemos a Nuestros Niños de los Golpes de Calor
30 diciembre, 2019   //   Nacional, Sociedad

Los más pequeños son especialmente vulnerables antes esta condición, que podemos evitar siguiendo algunos consejos de profesionales de INTEGRA.

 

Junto con las vacaciones llega el calor y la oportunidad de que nuestros niños pasen más tiempo al aire libre, sin preocuparse de las altas temperaturas y sus riesgos. Por esta razón, les entregamos las recomendaciones del jefe del Departamento de Nutrición y Salud de la Red de Salas Cuna y Jardines Infantiles INTEGRA, Jaime Folch, para evitar que los niños y las niñas se vean afectados por un golpe de calor.

 

Un golpe de calor es una alteración grave de la regulación de la temperatura en nuestro organismo. Es la respuesta del cuerpo a una pérdida excesiva de agua y sal contenidas en el sudor. Una exposición excesiva al sol o no estar adecuadamente hidratado o protegido con lociones apropiadas, podrían ser origen de este trastorno, capaz de arrojarnos a la cama y arruinar un buen día de vacaciones.

 

“Un golpe de calor puede producir en los niños calambres, fatiga, dolor de cabeza, taquicardia, náuseas, vómitos, entre otros síntomas, que pueden llegar a ser fatales, por lo que si observan algunos de estos síntomas se debe acudir lo antes posible al centro de salud más cercano”, advierte Jaime Folch.

 

Y agrega. “Los niños se deshidratan con mayor facilidad que los adultos por su metabolismo más alto y su superficie corporal, que en relación con su peso es mayor. Además, este grupo no tiene síntomas tan visibles, lo que debe motivar a los adultos a vigilar constantemente el comportamiento y reacciones corporales para evitar los efectos indeseados del calor, especialmente en los bebés que aún reciben leche materna”.

 

Asimismo, hay que prestar atención a conductas de “irritabilidad, somnolencia, pérdida de vitalidad, aumento en la frecuencia cardiaca y respiratoria, sudor frío e incluso el llanto sin lágrimas, que son síntomas que evidencian un cuadro de deshidratación”, sentenció el profesional.

 

 

7 consejos para proteger a tu hijo/a de un golpe de calor:

 

  1. Hidratación: Mantenga hidratado a los niños y las niñas durante todo el día, ofreciéndoles agua en pequeñas cantidades (50cc. – 100cc.). Si el bebé está siendo alimentado con leche materna, aumente la frecuencia, aunque sea en menor cantidad.

 

  1. Juego y diversión: Evite exponerlos al sol en los horarios de mayor riesgo, entre las 11:00 y las 17:00 horas. Evite actividades lúdicas bajo el sol durante este periodo. Manténgase en lugares frescos y bien ventilados, jugando en la sombre y evitando el sol directo. Programe un tiempo adicional para descansar, aunque el niño no quiera parar de jugar, es importante realizar pausas para que descanse.

 

  1. Protector solar: Aplíquele protector solar con filtro de 30 o más, y repita el procedimiento cada dos horas. Si su hijo tiene menos de seis menos consulte con un médico sobre el protector solar más recomendable.
  2. Juegos de agua: Durante los días de calor, nada mejor ni más entretenido que jugar con agua, sin embargo, le recomendamos que haya un adulto responsable junto a los niños y niñas.

 

  1. Vestimenta: Procure utilizar ropa y calzado ligeros y holgados, y opte por colores claros o neutros, dentro de los posible utilice ropa de algodón o fibras naturales. Recuerde que los niños tienen una capacidad menor para sudar que los adultos. Use lentes y sombreros.

 

  1. Alimentación saludable y refrescante: Evite darle comidas abundantes, infusiones calientes o bebidas azucaradas. Prefiera alimentos frescos, como jugos, frutas y verduras.

 

  1. ¡Nunca! Deje solo a los niños, adultos mayores o mascotas al interior de un vehículo con las ventanas cerradas. El cuerpo de un niño/a se calienta de tres a cinco veces más rápido que el de un adulto, por lo que el riesgo de un golpe de calor inminente.

 

 

Efectos del calor extremo en la salud de los niños:

 

Durante los días de más calor, siempre ponga atención las señales corporales de los niños y las niñas, como:

 

  1. Deshidratación que puede manifestarse a través de sequedad en boca y lengua, falta de orina en un tiempo prolongado (superior a tres horas), irritabilidad, zonas blancas en las mejillas y ojos hundidos.
  2. Agotamiento por calor, además de somnolencia fuera de las horas habituales.
  3. Calambres, vómitos y desmayos.
  4. La Insolación o un golpe de calor, puede generar una piel seca y en lactantes que la parte superior de la cabeza de muestre hundida.

 

INTEGRA pertenece a la Red de Fundaciones de la Presidencia de la República. Con 29 años de experiencia, es la red más grande de salas cuna y jardines infantiles del país con más de 1.200 establecimientos gratuitos, a los que asisten más de 92 mil niños y niñas en todo Chile.

Comentarios

Dejanos tus comentarios